El interior de la Casa de Ed Gein

«In the depths of a mind insane, Fantasy and reality are the same» Dead Skin Mask, Slayer.

«En las profundidades de una mente enferma,la fantasía y la realidad son una misma.»

Muchas cosas se han dicho sobre la  sombra que ha cubierto el cine y la literatura de ese personaje cotidiano y atormentado que fue Ed Gein. Su fascinación por los cadáveres, su pasión por la sastrería de piel humana, su arte oseo, su mobiliario de cadáveres. Toda la propaganda de voyeurismo que ha impregnado las pesadillas y fantasías de la cultura occidental, se ha basado en el repetición morbosa de sus actos, en un cóctel de horror y fascinación. En esta entrada no nos centraremos en la ‘repetición de la repetición’ de sus actos, fijaremos la atención a las fotografías que publico en 1957 la revista LIFE que mostraban a través del ojo fotografico de Francis Miller, el interior de la casa de Gein.

Para entender la función e importancia de la casa natal, no hay mayor exponente que el filosofo francés Gaston Bachelard. Sus reflexiones sobre la casa, nos revelan a este escenario como el primer cosmos y universo que nos moldea permanente en la niñez. Su influencia en la formación de nuestros valores, estética y gustos, se evidencia en la sensación atemporal que nos despierta el reencontrarnos con los espacios /sabores / texturas privilegiados y subvertidos en nuestra niñez: las escaleras, la puerta y su sonido al cerrarse, la textura y sabor de las paredes, de la madera. El olor de la comida, el sonido de de las ventanas…. los escondites. Toda la casa es un escenario interno del hombre, es un cosmos de sus gustos, sensaciones, historias.

En este caso, la casa de Ed Gein, es una extensión de sí, una proyección de sus alegrías y terrores en su infancia, un lugar que solo él puede sentir, no es tan solo una casa: es su mente:

La casa de Ed Gein

La cocina

Del cosmos estricto y perfectamente organizado que existió mientras estuvo viva su madre;  los policías solo hallaron caos y desorden. Al parecer la muerte de su madre, impulso su incursión al robo de cadáveres. Independiente de esto, ese espacio fisico que represento su madre dentro de la casa, fue un lugar que tuvo connotaciones fuertes para Gein, fue tanto que decidió cerrar la habitación en la cual encontraba el recuerdo de ella, dejando intacta la escena. Un cuarto ordenado en comparación del resto de la casa. ¿Que habrá sentido Gein, al tener que reabrir de manera obligada ese espacio censurado para él?

Cuarto donde pasaba la mayor parte de tiempo la madre de Gein

El hogar de Gein, no era un simple cumulo de mugre. En ella, todo su cosmos (su casa) se encontraba ensamblada y construida en torno a sus hábitos. Su arte ‘ecologico / reciclador’ (es cinismo, no se molesten)  se expresaba en un arte oseo: Cráneos que formaban soperos, platos de comida; Piel de mujeres confeccionados en ropa y mascaras; Muebles recubiertos de piel; libros de temática policial, anatomía y ciencia ficción se encontraban en cualquier lugar de la casa. Gein, había reemplazo todo espacio de la realidad por su fantasía.

Su habitación

La casa se nos presente ante nuestra memoria como un escenario de constante [re]creación de las sensaciones, un lugar donde los cadáveres no solo eran decoración, eran parte de la historia interna de Gein. Cada rincón de su casa, revivía sus recuerdos a través de todo el utillaje macabro que elaboro, era una forma de [re]configurar su vida e historia. La extensa y tautológica bibliografía sobre Ed Gein, se centra en resaltar sus actos macabros, dejando a la sombra la importancia que tuvo su hogar, su casa natal en la configuración de sus gustos, y la importancia que tuvo la disposición de los objetos dentro de su hogar. Finalmente se debe decir que la casa es productora y receptora de  recuerdos, pero:

«Las verdaderas casas del recuerdo, las casas donde vuelven a conducirnos nuestros sueños, las casas enriquecidas por un onirismo fiel, se resisten a toda descripción. Describirlas equivaldría a ¡enseñarlas! Tal vez se pueda decir todo del presente, ¡pero del pasado! La casa primera y oníricamente definitiva debe conservar su penumbra…» La poética del espacio, Bachelard

Para terminar, una canción para Ed Gein:

Esta entrada fue publicada en Asesinatos, Fotografía, historia, humano, Parafilias, Perversión, Psycho Killers, Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El interior de la Casa de Ed Gein

  1. Dantalian8 dijo:

    Señor, citando a Bachelard, ha hehco usted muy bien, en relacionar la casa natal, con el ensueño de Ed, muy buen reportaje, buenas fotografias, ahora toca hacer nuestra propia casa natal…

  2. b4th0ry dijo:

    Recomiendo la película “Ed Gein”, muy fiel a la historia real ;)

  3. alberto69dos dijo:

    interesante blog, muy bueno

  4. pierrotrose dijo:

    la casa de mis sueños :D

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s